El elefante de hierro – los peligros del exceso de hierro

Publicado por:

41JYRMFG3KL_SL500_PIsitb_stickThe Iron Elephant – What you should know about the dangers of excess body iron (“El elefante de hierro – lo que debes saber sobre los peligros del exceso de hierro“, Vida Publishing Inc.) es un libro escrito por la periodista Roberta Crawford el cual fue de mi conocimiento por primera vez mediante el foro de discusión de cassiopaea. Resulta que uno de los miembros estaba sufriendo de fatiga extrema y problemas de articulaciones relacionadas a una enfermedad autoinmune que no estaba respondiendo ni con la vitamina C, ni con medidas dietéticas. De hecho, ella estaba empeorando. Un análisis de sangre reveló niveles altos de ferritina lo que significaría que tenía altas reservas de hierro. Además, había un historial familiar de hemocromatosis. Esto dió lugar a mucha investigación y aprendizaje la cual se llevó a cabo en el hilo Hemochromatosis and Autoimmune Conditions (¨Hemocromatosis y enfermedades autoinmunes¨).

Lentamente pero seguro, la imagen de una toxicidad por la sobrecarga de hierro empezó a emerger y las piezas finales del rompecabezas encajaron. Varias personas que estaban teniendo problemas al recuperar su salud en una dieta que básicamente era infalible, tenían exceso de hierro.

La dieta sanadora la cual es una dieta cetogénica libre de gluten y derivados lácteos con una ingesta moderada de proteína y muchas grasas animales, no funciona como debería mientras exista un exceso de hierro en el cuerpo.

La sobrecarga de hierro puede afectar cualquier órgano en el cuerpo y puede incluir síntomas como la fatiga, depresión, artritis, latidos cardíacos irregulares, exceso de azúcar en sangre y/o diabetes, dificultad para respirar, inflamación del abdomen y piernas, ictericia, pérdida del apetito sexual, menopausia prematura, pérdida del vello corporal, arrugamiento de los testículos, hipotiroidismo, y enrojecimiento en las palmas de las manos. Un bronceado que no se desvanece en el invierno puede o no estar presente.

El exceso de hierro se oxida en tu cuerpo y puede literalmente corroer tus órganos lo que lleva a enfermedades como el cáncer, trombosis, cirrosis, artritis y demás.

The Iron Elephant (El elefante de hierro) describe el amargo recorrido de muchas personas que sufrieron innecesariamente de los efectos tóxicos del hierro. Es una advertencia para el resto de nosotros que podríamos no ser conscientes de un exceso de hierro silencioso. Adentrémonos más a los conceptos claves y advertencias.

Introducción al hierro

Sólo como el 10% del hierro en la comida es disponible para la absorción. Una vez que absorbes el hierro, no tiene una salida del cuerpo excepto con la pérdida de sangre. El hierro no es excretado. Una vez admitido en el cuerpo, toma una permanencia tenaz.

Los eritrocitos nacen en la médula ósea y viven cerca de 120 días. Cuando el eritrocito se rompe, libera hierro, que se recicla a las nuevas células. Sólo cerca de 1mg al día se pierde en las uñas, células muertas de la piel, y otros desechos, y es esta pérdida que se necesita compensar con la comida.

Muchas personas están secretamente, sin saberlo, almacenando mucho hierro todos los días por un desequilibrio metabólico del hierro. Son incapaces de no seguir absorbiendo hierro innecesario. El hierro es tan abundante y ubicuo que simplemente no puedes formular una dieta libre de hierro.

Maldición céltica

Hasta 32 millones de americanos (uno de cada ocho personas de ascendencia europea del norte) pueden ser portadores de hemocromatosis genética, también conocida como enfermedad de sobrecarga de hierro o enfermedad de almacenamiento del hierro. La hemocromatosis hereditaria (HH) ha sido apodada como la “maldición céltica” y es la enfermedad genética más común en los EEUU. Los investigadores creen que la HH se originó al menos hace 40.000 años en el lugar que se conoce hoy en día como Irlanda con un ancestro único cuyos genes mutaron para sobre-absorber hierro de lo que era en ese entonces una dieta pobre en hierro y condiciones de hambruna. Actualmente, los descendientes de esos ancestros absorben demasiado hierro hasta que alcanza niveles tóxicos.

El hepatólogo, dr. Geoffrey Block, dice:

“La aparición de la mutación del gen HFE [del HH] ocurrió hace unos 40.000-60.000 años. El ADN humano se remonta entre hace unos 120.000-200.000 años. La fuente etnogenética de la mutación C282Y (HFE) surgió en el ‘imperio’ céltico. La mayoría de las personas piensan que Celta significa Irlanda, sin embargo los celtas de hace 40-60.000 años cubrieron desde Irlanda hasta justo el oeste de Moscú, al norte de los tramos superiores de Escandinavia, al sur hacia España y Portugal, y al sureste a través de la península itálica y al norte de Grecia y Turquía/Iraq.”

Aunque menos frecuente, cualquier grupo étnico puede tener mutaciones. Es decir, los asiáticos o judíos también las pueden tener. De hecho, el único gen portador estimado para la anomalía está en 650 millones de personas de todo el mundo, más de la mitad de mil millones de personas. Sobra decir que son demasiadas personas. La cosa trágica es que hasta este día en el 2013, muchas personas están teniendo dificultades para que su doctor les ordene un análisis de hierro, menos aún que los interpreten correctamente una vez hechos. El exceso de hierro no tiene manera de salir salvo sangrando. Cuando el cuerpo está almacenando el exceso de hierro, entonces tiene que ser descargado para evitar daños. Es demasiado tarde cuando el daño ya está hecho. Cuando el hierro es el factor subyacente, no hay cantidad alguna, o método de tratamientos que le haga un bien duradero a la persona a menos que el hierro sea removido. El hierro excesivo puede ser la causa de artritis, hipotiroidismo, diabetes, cirrosis, cardiomiopatía, fatiga crónica y mucho más.

El metabolismo único de cada persona resultará en distintos grados de daño debido al exceso de hierro.

La sobrecarga de hierro puede dar cáncer si no se trata

El exceso de almacenamiento de hierro en el hígado es cancerígeno para el cáncer de hígado primario. Si la cirrosis no se había desarrollado debido a la carga de hierro, y el tratamiento es adecuado, el cáncer de hígado rara vez se desarrolla. La detección temprana es esencial.

Entre los conceptos más importantes presentados en The Iron Elephant (“El elefante de hierro“) fue uno donde se especulaba que, al contrario de las creencias aceptadas, en la enfermedad de Hodgkin o en la lepra, los glóbulos blancos (leucocitos) no disminuyen, simplemente están atrapados en áreas distintas a donde pertenecen y el hierro resultó ser el agente de captura.

El hierro deprime el sistema inmunológico. Los tumores requieren hierro para la supervivencia. Debido al fenómeno del secuestro de hierro de un tumor, cuando hay un hallazgo de deficiencia de hierro, hay que descartar el diagnóstico de cáncer. El hierro podría ser secuestrado por el propio tumor y por lo tanto no estar disponible para la formación de glóbulos rojos en la sangre.

El peso seco de hierro en los cánceres de mama son tres veces mayor que la del tejido normal de mama. Casi el 90% de aquellos con metástasis de cáncer de mama tienen elevado la ferritina sérica – el marcador de almacenamiento de hierro.

Tanto como en la infección como en el cáncer, el hierro se desplaza a los tejidos de almacenamiento. La gravedad del cáncer está relacionado con el desplazamiento del hierro. Los niveles de hierro vuelven a la normalidad si la persona se recupera. Es por esto que es muy importante la examinación de marcadores de hierro. Si están bajos, es esencial investigar por cáncer o infección.

La inhalación puede ser otra forma de entrada del hierro al cuerpo, aumentando el riesgo de cáncer. Los trabajadores de las minas de hierro desarrollan cáncer bronquial cinco a diez veces la tasa de la población general. El cáncer de pulmón puede ser casi 8 veces mayor de lo esperado en pacientes con hemocromatosis. Otros tipos de cáncer documentados son cáncer de páncreas, estómago, recto, la vesícula biliar, vejiga, próstata, colon y cerebro entre otros.

Las personas con sobrecarga de hierro proveen un entorno favorable para el crecimiento del cáncer.

La sobrecarga de hierro puede dar artritis si no se trata

Dedos adoloridos o rígidos con afección del dedo índice y del dedo medio es típico de la sobrecarga de hierro. Sin embargo, puede variar dependiendo del uso excesivo y esfuerzo. Examine sus depósitos de hierro en sangre si le duele cuando alguien le da la mano y el dolor persiste. Otras articulaciones que puedan ser afectadas incluyen las rodillas, las caderas, la mandíbula, los hombros. Las más frecuentemente afectadas son las manos y las muñecas y las articulaciones que soportan peso, como las rodillas. El dolor en las articulaciones no siempre está presente.

A veces se ve la contractura de Dupuytren, un trastorno proliferativo del tejido conectivo que involucra la fascia palmar de la mano. La mano toma la forma de una garra en los casos más graves. Se le llama paniculitis cuando algo similar ocurre en otras partes del cuerpo como en la mejilla, el estómago o el brazo. Los tejidos parecen sujetar al tejido conectivo subyacente dejando una impresión, como un hoyuelo.

Junto con la artritis, podría haber sinovitis aguda, con la consiguiente inflamación de los tendones. Pero la característica más común de sobrecarga de hierro es condrocalcinosis también conocido como pseudo-gota.

La artritis es uno de los síntomas más difícil de mejorar. Además, el hierro promueve el crecimiento de microorganismos, que puede contribuir aún más a la inflamación asociada con la artritis.

La sobrecarga de hierro puede dar cardiopatía si no se trata

La sobrecarga de hierro puede aumentar en gran medida las irregularidades del ritmo cardíaco que le siguen a los ataques cardíacos. Además, quelar el hierro disminuye enormemente las irregularidades del ritmo cardíaco tras infartos al corazón. Incluso los niveles de hierro considerados por mucho tiempo dentro del rango, pueden tener efectos nocivos en el corazón. Como veremos, estar dentro del rango ya puede ser demasiado tóxico. Los rangos normales de depósitos de hierro han sido fijado en niveles que son muy altos y deberían ser redefinidos en vista de la toxicidad del hierro. Anormalidades en el ritmo cardíaco del corazón como el ritmo ectópico auricular, fibrilación auricular, bloqueo incompleto de la rama derecha del Haz de His (largamente considerado como una variación normal en el electrocardiograma), bajo voltaje y agrandamiento del corazón se ve con más frecuencia en las personas con sobrecarga de hierro. La incidencia de insuficiencia cardíaca aumenta en las enfermedades de almacenamiento de hierro.

La suplementación con vitamina C podría ser peligroso. La vitamina C se une al hierro y lo moviliza, pudiendo terminar en el músculo cardíaco. La vitamina C tomada con hierro aumenta la absorción del hierro.

Hierro en el corazón es un veneno relacionado con arritmias y daño al corazón.

La sobrecarga de hierro puede dar cirrosis si no se trata

El principal órgano afectado por el hierro es generalmente el hígado, que se sobrecarga y es dañado. El hígado puede aumentar de tamaño o atrofiarse. Unas enzimas hepáticas que nunca llegan a normalizarse es sugestivo de sobrecarga de hierro.

Siempre que se sospeche de cirrosis, análisis de depósitos de hierro siempre deben ser revisados. La cirrosis es una consecuencia de la enfermedad hepática crónica donde hay sustitución del tejido hepático por fibrosis, tejido cicatricial y nódulos de regeneración. Esto conduce a la pérdida de la función hepática. La disfunción hepática conduce a todo tipo de problemas incluyendo la confusión mental. Cuando tienes un hígado perezoso, usted está más propenso a problemas de metabilismo de alimentos, incluyendo aquellos considerados saludables tales como las proteínas y grasas animales.

La sobrecarga de hierro puede dar diabetes si no se trata

La diabetes que es difícil de manejar y/o que aparece en una edad más temprana de lo esperado es indicativa de sobrecarga de hierro. La gravedad depende de la sobrecarga de hierro y si la diabetes se descubre precozmente o tardíamente en el curso de la acumulación de hierro. Podría haber una mejoría si el hierro se descarga inmediatamente.

Los niveles de azúcar en la sangre son muy difíciles de regular cuando la causa subyacente del daño pancreático es el exceso de hierro.

La sobrecarga de hierro puede deteriorar el sistema inmune si no se trata

El cuerpo tiene mecanismos para retener el hierro de los microorganismos invasores, pero cuando hay sobrecarga de hierro, esta capacidad se ve afectada seriamente. Aquellos con una función inmunitaria deprimida deben chequear sus niveles de carga de hierro. Las personas son mucho más susceptibles a infecciones cuando hay elevadas cantidades de hierro. Las reservas corporales de hierro bajos reducen la mortalidad de ciertas enfermedades infecciosas.

Una cosa que se olvida fácilmente es que muchas anemias son debido a sobrecarga de hierro. Por ejemplo, la talasemia y la anemia sideroblástica. Prescribir suplementos de hierro sería lo peor en estos casos. Esto no corregiría el problema de fondo y sólo empeorará las cosas. Los pacientes con artritis reumatoide pueden tener anemia como un mecanismo de compensación del cuerpo para retener hierro con el fin de defender el cuerpo contra la artritis.

La única anemia que mejora después de la suplementación con hierro es la anemia por deficiencia de hierro, y no se puede diagnosticar en base a los niveles de hemoglobina por sí solos. Los depósitos de hierro deben ser revisados.

La sobrecarga de hierro puede dar fatiga si no se trata

El hipotiroidismo puede ser una complicación de la sobrecarga de hierro y las personas con síndrome de fatiga crónica deben analizar sus niveles de depósito de hierro.

Es irónico que el exceso de hierro puede ser la causa subyacente de palidez de la piel, pérdida de peso y fatiga. De hecho, hasta un 25% de los diagnosticados con hemocromatosis pueden tener anemia.

Análisis de laboratorio

La ferritina es una proteína intracelular ubicua que almacena hierro y lo libera de una manera controlada. La cantidad de ferritina almacenada refleja la cantidad de hierro almacenado.

Hay una proteína específica de fijación del hierro llamada transferrina que posee y controla el tránsito de hierro. La transferrina se une al hierro y lo entrega a dondequiera que sea necesario.

La concentración de hierro en sangre es de alrededor de cien microgramos por decilitro. Los valores normales del hierro sérico (SI) van desde 50 hasta 160, dependiendo del laboratorio. Niveles de hierro en sangre por encima de 150 deben de ser analizados con la saturación de transferrina y los niveles de ferritina.

El plasma sanguíneo contiene suficiente transferrina para combinarse con alrededor de 300 microgramos de hierro por decilitro. Esto es llamado capacidad total de fijación del hierro (por sus siglas en inglés TIBC). Cuando la concentración de hierro es de cien microgramos, la transferrina es alrededor de un tercio de saturación.

Obtienes el porcentaje de saturación de transferrina dividiendo el hierro sérico por el TIBC y multiplicando por 100 por ciento. Es la proporción de estos dos números que es importante. Se busca un rango normal de 25 a 35%.

Si tienes un porcentaje de saturación de transferrina mayor que el 45%, con una concomitante ferritina sérica elevada, la sobrecarga de hierro está presente y la sangría (flebotomía) debe iniciarse. Los análisis de sangre deben hacerse en ayunas y después de beber suficiente agua.

Los niveles de hierro fluctúan de día a día y de hora en hora. Cuando la saturación de transferrina persiste en más del 45% y la ferritina está por encima de 150, entonces tienes sobrecarga de hierro.

Es importante tener en cuenta que las personas que podrían ser portadores del gen o familiares de alguien diagnosticado con hemocromatosis, pueden salir en los análisis como “normal” y más tarde demostrar tener una considerable carga de hierro en un examen posterior. Hay un índice variable de acumulación de hierro dentro de las familias.

En ausencia de síntomas y mediante análisis de sangre que muestran niveles normales, los familiares, sin embargo, a veces pueden ser diagnosticados después del chequeo persistente. Pruebas hepáticas han confirmado el diagnóstico, incluso después de que los análisis de sangre fueron normales.

Los médicos del Consejo de Administración de la Sociedad Americana de Hemocromatosis establecen que un porcentaje de saturación de transferrina superior al 40% y la ferritina sérica superior a 150 ng/ml podría indicar sobrecarga de hierro clínico en el cuerpo y el tratamiento con la flebotomía (sangría) deben ser considerados independientemente de los resultados de pruebas genéticas de ADN.

Algunos investigadores sugieren que la ferritina debe estar entre 20 a 80 ng/ml, con un rango ideal de 40 a 60 ng/ml. Si usted está por encima de esos niveles, pero menos de 150, considere donar al banco de sangre. Sólo se puede beneficiar y, al mismo tiempo, su sangre potencialmente irá a alguien que lo necesita más.

En cuanto a la persona que inspiró toda esta investigación, he aquí un reciente informe:

“[Nuestra] hija que ha tenido graves problemas de salud le han prescrito flebotomías regulares y ha tenido enorme mejoría a lo largo de las últimas semanas. Ella decanta cerca de una pinta (alrededor de 450ml) cada dos semanas. Obviamente, si alguien tiene niveles realmente altos tendrían que bajarlos lo más rápido posible, pero este plan parece funcionar después de que ella hizo dos sangrías en rápida sucesión.

Es realmente increíble ver cómo su energía/estado de ánimo ha mejorado y su inflamación se ha calmado con sólo deshacerse de un poco de sangre.”

Los que no pueden donar sangre y/o tienen problemas para conseguir una prescripción de flebotomía, pueden optar por la decantación de hierro a través de la quelación con EDTA oral y/o carbón activado. He aquí un interesante testimonio sobre el último:

“Sólo una actualización para la recolecta de datos – Después de dar dos pintas de sangre y beber carbón activado en promedio de cada pocos días durante los últimos 2 meses (algunos días lo tomaba, algunos días no), mi nivel de ferritina se redujo a 55 de 197, por lo que creo que el carbón activado realmente jugó un papel ya que decantar una pinta de sangre sólo debe bajar cerca de 50 puntos por lo que entiendo, así que si la reducción fuera sólo de las pintas de sangre, la lectura debería haber sido alrededor de 97. Por supuesto que podría haber otros factores en juego de los que no tengo conocimiento. El nivel de hierro sérico se redujo a 70, aunque eso no nos dice mucho.

Por desgracia, este doctor que tenía no ordenó ninguna de las pruebas de capacidad de fijación así que no tengo idea de la saturación, lógicamente, debería haber mejorado (creo). Por lo tanto, voy a seguir donando sangre tan a menudo como la cruz roja me permita y creo que eso debería controlarlo. Todos mis otros análisis de sangre eran normales y ella me hizo un ultrasonido abdominal para asegurarse de que no tenía agrandamiento del hígado o algo y todo eso parecía normal también. Yo tenía un hemangioma hepático, una masa benigna pero ella dijo que no era gran cosa.”

Así que, si alguien no puede hacerlo con el EDTA o no quiere hacerlo con el EDTA, el carbón activado ciertamente parece ser una alternativa.

Para obtener más información sobre este tema, visite el Instituto de trastornos de hierro y lea The Iron Elephant – What you should know about the dangers of excess body iron (“El elefante de hierro – lo que debes saber sobre los peligros del exceso de hierro“).

Traducción de Francisco

9

Sobre el autor:

I’m a former heart surgeon who after learning all about the heart and repairs of same from a strictly mechanical point of view, had decided to embark on a healing journey. I was born into a mixed Eastern-Western family and I’ve had the amazing opportunity to live in several countries. I currently work as a countryside family doctor and I spend my time researching all things related to health and wellness and the true nature of our world.
  Entradas Relacionadas
  • No related posts found.

Comentarios

  1. Ferrando  septiembre 6, 2015

    Exquisito artículo. Muy profesional y muy útil
    Gracias

    responder
  2. Juan Antonio  noviembre 8, 2016

    Hola ,tengo 4200 ng/ml ,¿quiere decir esto que tengo problemas hepaticos ?. Me han hecho una sangria de las nueve que me van a hacer en principio. ¿.Con esto se arreglara todo?. El diagnostico es hemocromatosis hereditaria . Tambien me van a hacer una resonancia del higado que es lo que me tiene intranquilo. ¿Siempre esta dañado el higado en estos casos? Gracias.

    responder
    • Gabriela Segura, MD  noviembre 8, 2016

      En principio, tu has todas las sangrías que te indiquen. La resonancia de hígado aclarará del estado del hígado. Lee el artículo cuidadosamente luego con más tiempo. Lo importante es que hagas las sangrías.

      responder
  3. Maria  noviembre 30, 2016

    Buenas noches
    Tengo diagnosticada hemocromatodis hereditaria. Voy s revision cada trez meses y me han hecho ya 3 sangrias en 2 meses. Despues descansé tres meses y me haran nuevamente dos sangrias.
    Desde hace un tiempo noto dolor de espalda persistente, fatiga y cansancio despues de caminar un poco deprisa durante 20 miinutos.
    Tambien noto a veces arritmias o el corazon acelerado
    Que me aconsejs x favor

    responder
    • Gabriela Segura, MD  diciembre 1, 2016

      Lo importante es llevar la saturación del hierro a menos de 35% y la ferritina a menos de 120. Todo exceso de hierro puede “oxidar” las articulaciones y tejidos, conllevando a degeneración de los mismos que puede ser no reversible. Si la ferritina es muy alta, es mejor ser más frecuente con las sangrías.

      responder
  4. Bea  diciembre 15, 2016

    Hola tengo 40 años soy mujer en un control rutinario me encuentran niveles de Hierro altos, tras un estudio diagnostican hemocromatosis hereditaria, el caso es que comencé con flebotomías cada 15 días desde junio y a penas bajan los niveles. Es normal?

    responder
    • Gabriela Segura, MD  diciembre 15, 2016

      Vaya, debería de haber bajado aunque sea algo. Lo importante es seguir insistiendo. No bebas zumos de naranja y sigue con los controles.

      responder
  5. Juan Antonio  enero 25, 2017

    Hola de nuevo,despues de hacerme las 9 sangrias que me mandaron para bajar la ferritina de 4200 ,ha bajado a 3915 ;esto es mucho? ademas la rmn marca un deposito hepatico de hierro de 269 . Mañana ire al hepatologo,¿creeis que esta el higado dañado? es normal que baje tan poco la ferritina? gracias y un saludo.

    responder
    • Gabriela Segura, MD  enero 25, 2017

      Ha bajado demasiado poco. A ver qué te dice el especialista, pero tal vez habría que aumentar la frecuencia de las sangrías. Un saludo.

      responder

Añadir un comentario