Los Omega-3 y el cerebro: La ingesta de pescado se relaciona con una mayor inteligencia y una mejor calidad de sueño

Publicado por:

Según un nuevo estudio de la Universidad de Pensilvania, publicado esta semana en Scientific Reports, los niños que comen pescado al menos una vez a la semana duermen mejor y tienen puntuaciones de CI (cociente intelectual) que son 4.8 puntos más altas, en promedio, que los niños que consumen pescado con menos frecuencia o no lo ingieren en absoluto.

Estudios previos mostraron una relación entre los omega-3, los ácidos grasos en muchos tipos de pescado, y una mejor inteligencia, así como una relación entre los omega-3 y una mejor calidad de sueño. Pero nunca han estado todos conectados antes. Este trabajo, dirigido por Jianghong Liu, Jennifer Pinto-Martin y Alexandra Hanlon de la Escuela de Enfermería y la profesora de “Penn Integrates Knowledge”, Adrian Raine, revela que el sueño podría ser el posible eslabón perdido entre la ingesta de pescado y la inteligencia.

Para el estudio, una cohorte de 541 niños de 9 a 11 años en China, 54 por ciento de niños y 46 por ciento de niñas, completaron un cuestionario sobre la frecuencia con la que consumieron pescado durante el último mes, con opciones que iban desde “nunca” hasta “al menos una vez por semana”. También tomaron la versión china de una prueba de CI, llamada Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños-Revisada, que examina habilidades verbales y no verbales tales como el vocabulario y la codificación.

“La falta de sueño se asocia con el comportamiento antisocial; la mala cognición se asocia con el comportamiento antisocial“, dijo Raine. “Hemos encontrado que los suplementos de Omega-3 reducen el comportamiento antisocial, así que no es sorprendente que el pescado esté detrás de esto.”

El profesor Adrian Raine también es autor del libro La anatomía de la violencia – Las raíces biológicas del crimen, en el cual argumenta que los omega-3 son cruciales para el cerebro. Él resume varios estudios de estos ácidos grasos y su papel en el comportamiento antisocial. Por ejemplo, un estudio de 11.875 mujeres embarazadas de Bristol, Inglaterra, demostró que los hijos de las madres que no comían mucho pescado durante el embarazo tenían un comportamiento más antisocial.

En Estados Unidos, un estudio de 3.581 personas de Chicago, Minneapolis y Birmingham, Alabama, mostró que aquéllos que casi nunca comían pescado tenían niveles más altos de hostilidad que quienes comían pescado al menos una vez por semana. También hay más problemas de comportamiento y rabietas en los niños con menores concentraciones totales de ácidos grasos en la sangre. Incluso los perros con bajos niveles de Omega-3 han demostrado ser más agresivos.

Los omega-3 tienen dos componentes importantes: DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico). Como explica Raine en su libro:

“¿Qué hace el DHA? Se sabe que desempeña un papel clave en la estructura y función neuronal. Formando el 6 por ciento de la ‘corteza cerebral seca’ (dry cerebral cortex), influye en el funcionamiento de la barrera hematoencefálica que regula lo que entra en el cerebro a partir del torrente sanguíneo. Mejora el funcionamiento sináptico, facilitando la comunicación entre las células cerebrales. Constituye el 30% de la membrana de la célula cerebral y regula la actividad de las enzimas de membrana. Protege la neurona de la muerte celular, aumentando el tamaño de la célula.

El DHA también estimula el crecimiento de las neuritas. Hay una ramificación dendrítica más intrincada en las neuronas de los animales alimentados con una dieta rica en omega-3 en comparación a los alimentados con una dieta normal. Las dendritas de la célula reciben señales de otras células cerebrales, por lo que esta ramificación dendrítica se traduce en una mayor conexión entre las células. El axón que transmite la señal eléctrica a otras células es más largo y tiene una mejor envoltura para conducir el impulso eléctrico. El DHA regula los neurotransmisores de serotonina y dopamina, y vimos en el capítulo 2 que los delincuentes tienen anomalías en esos neurotransmisores. También sabemos que el DHA está involucrado en la regulación de la expresión génica, por lo que en teoría puede ayudar a activar genes que protegen contra la violencia, o a desactivar genes que incrementan la probabilidad de violencia.

También vimos anteriormente que el funcionamiento cognoscitivo está dañado en los delincuentes. Se ha demostrado que la administración de suplementos de Omega-3 mejora el aprendizaje y la memoria en los animales, y también mejora el aprendizaje en los niños. Así que no es sólo que los omega-3 en teoría mejoren el cerebro. En la práctica, marcan una diferencia en términos de funcionamiento cognitivo – y el funcionamiento cognitivo es fundamental para el rendimiento escolar y el éxito en la vida.

El Omega-3 mejora la estructura y función cerebral…

La vida media del omega-3 en el cuerpo podría ser de unos dos años – se mantiene en el cuerpo listo para la recaptación y puede hacer un cambio duradero en el cerebro. La mejora de la estructura cerebral y la función omega-3 podría ayudar a reducir la violencia a largo plazo.”

Raine también resume varios estudios que muestran que los omega-3 están relacionados con la reducción de delitos graves en los reclusos. Los omega-3 también están relacionados con la reducción de los problemas de conducta externa en los jóvenes con trastorno bipolar, y también reducen el comportamiento agresivo en general. Los niños con TDAH tienen una reducción del comportamiento de oposición desafiante después de sólo quince semanas de ingerir omega-3. Y las mujeres con trastorno límite de la personalidad mostraron una reducción en la agresión después de 2 meses de suplementación con EPA. Los estudios han encontrado una reducción de casi un 43% en los problemas de trastornos de la conducta en niños que complementan los omega-3.

El libro de Raine es un tesoro en cuanto a estudios y datos fascinantes sobre el cerebro y su papel en nuestro comportamiento.

La opción que huele a pescado

Los suplementos de Omega-3 han caído en desgracia en algunos círculos porque se dañan fácilmente (oxidan) con la exposición al oxígeno. Si se dañan, se vuelven rancios. Y si se vuelven rancios, lo más probable es que causen estragos en su cuerpo, incluyendo daños al ADN. Las grasas rancias no sólo mutan el ADN directamente, sino que también hacen que el ADN sea más susceptible a las mutaciones inducidas por otros contaminantes ambientales.

Además, si el fabricante no garantiza un control de calidad, es probable que el producto ya esté oxidado. Según la investigación citada por el Dr. Shanahan: “Incluso el petróleo almacenado en la oscuridad a 4 grados C puede oxidarse de forma inaceptable en el periodo de un mes de almacenamiento”.

Entonces, ¿qué sacamos de todos estos grandes estudios sobre la suplementación con Omega-3? ¿Nos suplementamos o no?

Rhonda Patrick, una bioquímica americana, probablemente pueda responder a esto. Los omega-3 son sus suplementos favoritos, y argumenta que son buenos siempre y cuando se mantengan frescos. Explica que hay fabricantes que utilizan un entorno de nitrógeno para eliminar la exposición al oxígeno durante el procesamiento del aceite de pescado, manteniendo así la integridad de estos aceites vulnerables. También recomienda mantener los omega-3 en el refrigerador.

Tenga en cuenta que las grasas animales saturadas también protegen a los omega-3 más vulnerables contra el daño y la rancidez. Y cuando no se puede garantizar la calidad del suplemento, estos ácidos grasos se consumen mejor de fuentes de alimentos frescos (es decir, aceite de pescado de fuentes de pescado fresco).

Como lo demuestra la investigación, el omega-3 mejora la estructura y función cerebral al aumentar la ramificación dendrítica, mejorar el funcionamiento sináptico, aumentar el tamaño de las células, proteger la neurona de la muerte celular y regular tanto el funcionamiento del neurotransmisor como la expresión génica. ¡Qué todos nos beneficiemos de ello!

0

Sobre el autor:

I’m a former heart surgeon who after learning all about the heart and repairs of same from a strictly mechanical point of view, had decided to embark on a healing journey. I was born into a mixed Eastern-Western family and I’ve had the amazing opportunity to live in several countries. I currently work as a countryside family doctor and I spend my time researching all things related to health and wellness and the true nature of our world.
  Entradas Relacionadas
  • No related posts found.

Añadir un comentario